Los centros de datos, frente al dilema de un Internet verde.

El consumo de energía de los grandes centros de datos de las empresas tecnológicas no generarían tanto impacto ambiental, según un último estudio realizado por Jonathan Koomey y Eric Masanet, dos científicos destacados en el campo de la tecnología, el uso de la energía y el ambiente.

 En su análisis, publicado en la revista científica Joule, indican que acciones como apagar las cámaras en una reunión por Zoom o regular ciertos servicios como Netflix no produce un gran ahorro de energía, como se creía anteriormente.

Según los científicos, el aumento en la actividad digital que estimuló la pandemia alimentó el debate sobre el daño ambiental provocado por un mayor consumo de energía.

Los expertos aseguran que las mejoras constantes en la tecnología disminuyen el consumo de electricidad. Por ejemplo, una vez que la red está en marcha, la cantidad de energía que usa es casi la misma, sin importar que fluyan inmensas o diminutas cantidades de datos.

Para llegar a esa conclusión hicieron un análisis de datos de las operadoras Telefónica y Cogent. La primera reportó un brinco del 45% en los datos que pasaron por su red durante 2020 sin aumentar el uso de energía. Mientras que el uso de electricidad de Cogent cayó un 21% aunque el tráfico de datos aumentó un 38%.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.