Las soluciones a la crisis carcelaria no pueden esperar más

El viernes pasado, el Presidente de la República dijo a periodistas al final de un evento público que su gobierno trabaja para tomar el control de las prisiones del país y que la solución de la crisis carcelaria es un tema complejo; intentó justificar con este último argumento la demora para encontrar una respuesta a este problema, cuyo síntoma más agudo, los enfrentamientos entre internos, se inició el año pasado durante el régimen de su predecesor, Lenín Moreno.

La situación que se vive en los centros de reclusión ecuatorianos es, en efecto, complicada y tiene muchas aristas. Además, como muchos otros asuntos nacionales problemáticos, no es un tema que haya empezado este ni el año pasado, sino que se ha incubado por carencias, errores y negligencias que se arrastran desde hace años, incluso décadas.

Concediendo aquello, sin embargo, resulta difícil entender que luego de un año y cinco meses de Gobierno y varias declaratorias de emergencia en el sistema carcelario, continúe el autogobierno de las prisiones por parte de las personas privadas de la libertad como describieron expertos de las Naciones Unidas la semana pasada y que se repitan los enfrentamientos entre internos incluso con el uso de armas de largo alcance.

Suena como un amargo consuelo escuchar del Primer Mandatario decir que están trabajando cuando se trata de un tema que deja una estela de dolor. En nueve motines carcelarios ocurridos desde el año pasado, han muerto 437 personas y decenas han resultado heridas.

De poco ha servido el cambio de directores del servicio de atención a las personas privadas de la libertad, la presencia de policías y militares en el interior y exterior de los centros de reclusión, el establecimiento de controles o la realización más o menos continua de requisas. Cada vez, los internos pertenecientes a una y otra banda coordinan sus ataques con el uso de celulares, utilizan armas de distinto tipo y nadie sabe cómo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.