El fin de los diálogos será una catarsis para el Ecuador

La semana que viene es clave para la gobernabilidad y la reconciliación del Ecuador. Para la democracia. Se acerca el cierre de las mesas de diálogo en el que intervinieron el Gobierno y sectores del movimiento indígena. Se avecina un momento de catarsis en el que el país entenderá si todo el esfuerzo ha valido la pena.

Se podría establecer a priori un cúmulo de intenciones sesgadas de parte y parte. Sin embargo, el solo hecho de que el país haya salido de una crisis tan prolongada como la de las manifestaciones de junio, con 18 días de paralización social y económica, es ya un alivio. Que los diálogos hayan durado más que las protestas es un claro síntoma de que finalmente en el Ecuador se puede dejar la confrontación. ¿Es así?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.